Los tres principales motivos que explicarían la baja asistencia de fieles a las actividades del Papa

Mar, 01/23/2018 - 11:28 -- daniel.maureira

Sin lugar a dudas, la visita del Papa Francisco a Chile generó expectativas no solo en un ámbito social y religioso, sino también político. La masiva publicidad en medios de comunicación prometía una instancia de reunión, aprendizaje y esperanza para la comunidad. Pero las cifras y fotografías de la venida papal dijeron todo lo contrario.

En Parque O’H’Higgins, el Pontí- fice congregó 400.000 fieles. Pero las imágenes aéreas de la misa realizada en la Base Maquehue, en Temuco, dieron paso a suposiciones que se confirmaron luego de que el Sumo Pontífice oficiara la misa en Playa Lobito, Iquique: la baja concurrencia de asistentes, después de comenzada la homilía, persistió hasta que Francisco dejó el país. Y las cifras avalaron lo que se vio en las fotografías: la misa de Temuco tuvo una concurrencia de cerca de 200.000 personas -la mitad de la cifra proyectada al inicio-, mientras que a la misa de Campus Lobito llegaron 50.000 personas, a pesar de que el lugar tenía un cupo de 350.000 asistentes. Incluso, en el Encuentro con los Jóvenes llevado a cabo en el Templo Votivo de Maipú, y ante el panorama vivido en Temuco, se amplió la invitación a personas de todas las edades.

CRISIS DE LA IGLESIA

La baja concurrencia de personas da cuenta de una crisis que vive, en la actualidad, la Iglesia Católica. “En la previa de la visita del Papa, se supo de una encuesta de Latinobarómetro, donde los chilenos somos los que menos se declaran católicos con un 44% de creyentes, contra otros países de Latinoamérica, que están sobre el 80%. Esto dejó al descubierto que la Iglesia Católica está sufriendo una crisis muy profunda. Yo creo que esto dejó muy preocupados a los obispos chilenos, en particular al Cardenal Ezzati”, explicó Germán Silva, Analista Polí- tico de la Universidad Mayor. Los resultados de la encuesta realizada por Latinobarómetro, a propósito de la visita, arrojaron que el país es el que más desconfía de la Iglesia en la región. Uno de cada tres chilenos cree en la institución mientras que, en 1996, cuatro de cada cinco lo hacía.

Revisa la nota completa en El Longino