El fallo del TCP afecta la imagen de Bolivia, según expertos

Lun, 01/22/2018 - 17:52 -- daniel.maureira

Analistas de Chile, Paraguay y Bolivia consideran ‘inédita’ la sentencia constitucional. Los oficialistas aseguran que el fallo permitió ampliar los derechos políticos a las autoridades elegidas por el voto popular 

Fue una decisión que provocó protestas y una mala percepción hacia Bolivia. El Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) al emitir el fallo que permite una cuarta repostulación de Evo Morales a la Presidencia dejó mal parado al país, aunque hay sectores que lo festejan. Analistas de naciones vecinas ven en el dictamen algo inédito, pero a la vez lo tildan como una ‘violación grosera’ al sistema democrático boliviano.  

La Sentencia Constitucional 0084/2017 fue conocida el martes por la tarde. La decisión causó dos sentimientos: repudio de los opositores y alegría en el oficialismo.  Los magistrados aceptaron los argumentos interpuestos por políticos del oficialismo en el recurso abstracto de inconstitucionalidad contra cuatro artículos de la Constitución y cinco parágrafos de la Ley del Régimen Electoral, que limitaban el derecho a la reelección a un solo periodo consecutivo, amparado en la Convención Americana de Derechos Humanos.

El dictamen concede al presidente Evo Morales la potestad de repostular al cargo de manera indefinida. El líder del MAS ya lanzó su campaña y retó a la oposición. Y lo hizo con ironía pidiendo que se unan para las elecciones de 2019.  

El fallo resultó favorable a Morales, a pesar de que la Constitución establece que un mandatario no puede gobernar por más de dos periodos consecutivos y que la mayoría de los electores dijo no a la re-reelección en el referéndum del 21 de febrero de 2016.

Sin respeto al voto popular
El analista paraguayo Gustavo Bécker califica la decisión del TCP boliviano como una ‘violación grosera’, y considera que el continuismo en el poder es característica en gobiernos de izquierda. Para justificar, mencionó que los exmandatarios Hugo Chávez, en Venezuela; Rafael Correa, en Ecuador, y con los esposos Néstor y Cristina Kirschner, en Argentina, promovieron cambios constitucionales para aferrarse al poder. 

“Todos los gobernantes de izquierda, principalmente los de la alianza del Siglo XXI, tuvieron esa idea de continuismo y Bolivia no es la excepción, pero en este caso hubo una violación grosera a la Constitución y al voto del pueblo frente al acomodo del sistema judicial en beneficio propio, en este caso, Evo Morales”, destaca Bécker. 

En Bolivia, el exministro de Gobierno Hugo Moldiz refuta la idea de Bécker. La ex autoridad, periodista y abogado, va por el camino contrario y señala que son los gobiernos de derecha en la región quienes intentaron modificar sus constituciones para establecer la reelección presidencial.  

Enumera los casos de Costa Rica (Óscar Arias), en Perú (Alberto Fujimori), Argentina (Carlos Menem) y Colombia (Álvaro Uribe) que propusieron este tipo de recursos para mantenerse en el poder. No obstante, reclama que  solo se menciona el caso de Nicaragua, con Daniel Ortega, que lo hizo recientemente. 

“Ha sido la derecha y no la izquierda, la que más ha recurrido a las salas constitucionales, como se dice en otros países, para incorporar mecanismos de reelección, bien sea consecutivos, diferidos o indefinidos”, destaca Moldiz. 

En Chile también existe una mala imagen de Bolivia tras la emisión del fallo del TCP. Cristian Garay, académico de Estudios Internacionales por el Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago, expresa que en el país no se respeta el voto popular y observa que el Gobierno de Morales avanza en la toma de poderes del Estado. 

“Bolivia pasa a una Constitución a la medida, donde la discrecionalidad es la norma. Así se percibe en Chile, más allá de la cuestión sometida a La Haya, como un avance a un régimen personalista donde el líder y el partido son los dueños del sistema político, permitiendo eventos electorales sin repercusión alguna. Esta candidatura a la fuerza es la única posibilidad de contener a Carlos Mesa e impedir el debilitamiento de su proyecto de largo plazo”, remarca Garay. 

El experto chileno coincide en que Morales copió la estrategia de los gobiernos de Venezuela, Cuba, Ecuador y Nicaragua, donde líderes de izquierda modificaron textos constitucionales (excepto La Habana) para establecer la reelección presidencial continua. 

La posición en Bolivia
La abogada y exmagistrada Silvia Salame califica de ‘vergonzoso’ el fallo del TCP y considera que esta decisión daña la imagen de Bolivia en el exterior. “Es triste que el Tribunal Constitucional, que es el baluarte de la defensa de la ley de leyes, que es el garante del cumplimiento de la Carta Magna, haya atentado contra la misma Constitución. El Tribunal Constitucional revisó el voto de los ciudadanos, el tribunal se ha arrogado una competencia que en ninguna parte del mundo puede tener. Esto, por supuesto, afecta a la imagen del país, nos ven como que estamos inmerso en una dictadura”, opina.

En el oficialismo la situación parece estar más tranquila. Existe alegría porque Evo será nuevamente su candidato, y así tapan ese fracaso en la formación de nuevos cuadros políticos. El analista internacional y viceministro de Autonomías, Hugo Siles, considera que el fallo que emitió el TCP amplía los “derechos y garantiza constitucionales para que todas las autoridades puedan ser elegidas en democracia”. 

La autoridad, además, señala que la decisión del Tribunal Constitucional no viola la democracia y cree, en todo caso, que se amplió derechos de las autoridades. 

Mientras, Lineth Paz, del Instituto de Estudios Latinoamericanos, califica como algo ‘inédito’ lo que sucedió en Bolivia y observa ‘graves’ alteraciones contra el soberano tras el fallo que emitió el TCP. “El sufragio del pueblo es el derecho universal que no se puede modificar. El ciudadano elige en elecciones o decide en un referéndum, y esa decisión no puede ser vulnerada o atropellada por factores externos”, destaca. 
Según la percepción del analista y periodista Álvaro Zuazo, Bolivia se verá aislada, junto a Venezuela, tras la posición que emitió el Constitucional. Sobre Evo Morales, el experto cree que el mandatario se ve cada vez más “desdibujado” y que se dirige a una “autocracia”. 

“Mientras vemos que en Bolivia el Tribunal Constitucional aprueba la reelección de Evo Morales, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, llama a un referéndum para suprimir la reelección indefinida. Bolivia queda en un muy mal lugar, cada vez menos creíble”, destaca Zuazo.